SECRETOS BAJO EL SUELO DE MOSCÚ


Vista de la estación de metro de Moscú.
Más de 300 kilómetros de raíles, casi doscientas estaciones, millones de usuarios de todas las clases sociales, un espacio dónde se mezclan diferentes culturas que se le denomina como el “Palacio del pueblo”, un lugar revestido de mármol, andenes iluminados por fastuosas lámparas, una decoración renacentista, mosaicos, estatuas, casi podemos considerarlo un auténtico museo,  ese es el Metro de Moscú, que desde 1935 continúa recorriendo el subsuelo de la enorme ciudad rusa. Si bien la propuesta de semejante obra data de 1875, pero las guerras, revueltas, junto a otros conflictos, impidieron que sea el primer metro construido en el mundo.


Lazar Kaganóvich
Obreros en tareas.
   Durante la década de los 30 del pasado siglo, Lazar Kaganóvich, que poco después se convirtió en el ministro de ferrocarriles, organizó la construcción del Metro de Moscú, que fue denominado con su nombre en su honor hasta 1955. Durante este periodo también supervisó la destrucción de algunos monumentos religiosos de la ciudad, como la Catedral de Cristo el Salvador. 
La demolición de la catedral Cristo el Salvador.
 Gran parte del material de construcción del metro procedía de muchos edificios imperiales de Moscú junto a otros centros religiosos que estaban siendo demolidos por orden de Stalin. Por poner un ejemplo,  el mármol utilizado en algunas estaciones  procedía de la iglesia mencionada anteriormente, Cristo el Salvador.  Más de 75.000 trabajadores, entre voluntariados, además de incluir muchos presos de la oposición política y otros procedentes de los temidos gulags, completaron  la construcción de la línea inicial, bajo atroces condiciones de trabajo, incluso bajo constantes amenazas. El trabajo fue realizado en su mayoría a mano debido a la escasez de herramientas mecanizadas. 
Detrás de estas cifras y pomposidad se esconde unos misterios que se nos ocultan bajo nuestros pies. ¿Qué se esconde realmente bajo ese inmenso laberinto de Moscú?
Esta pregunta ha intrigado a muchos dado que aquellas construcciones estaban muy controladas y vigiladas por el comunismo soviético de la época además de la temida presencia del NKVD y posteriormente la KGB, que aprovecharon las obras para realizar otros espacios ocultos a la sociedad civil, muchas de esas obras aseguran que están protegidas por paredes blindadas, con funciones de refugio nuclear.


Cientos de galerías están abandonadas y olvidadas.
 Incluso, hoy, en estas fechas, saltarse los límites establecidos a las personas que vaguen por el subsuelo de Moscú esta penado con algo más de 2000 rublos, si es que logran detectarte en ese mundo subterráneo.
Aseguran hay alrededor de seis niveles por debajo de la capital, incluso algunos lugares se han llegado hasta doce, posiblemente sean muchos más niveles, incluyendo los sistemas de alcantarillado antiguos, zonas de drenaje, saltos de agua, laboratorios clandestinos, entre otros túneles y salas. Unas salas utilizadas supuestamente para reuniones clandestinas de miembros del partido Comunista o como sala de torturas.
Entre todos esos niveles se ocultan repartidos miles de personas, entre refugiados, ermitaños,  ambientes de la prostitución, drogadictos, mendigos, alcohólicos… el metro es también un refugio para ex prisioneros, dado que los ex convictos no pueden residir en la capital, por ello se refugian en los lugares más recónditos de los túneles y espacios olvidados del metro de Moscú. Pero este inframundo no es sólo basura, mal ambiente,  ratas gigantes, humedad, además de olores nauseabundos, incluso se pueden topar en los más insondables túneles hasta cadáveres de personas putrefactas, bajo el suelo del Metro se ha llegado a encontrar algunas zonas con habitaciones  bien equipadas  con radio, la televisión, ventilación, entre otras comodidades, incluso con cocina además de criar a los niños, algunos han hecho de ese refugio todo un hogar. Rara vez sale en la noticias del país estas paupérrimas y lamentables situaciones. Al gobierno no le interesa ventilar el asunto.
Kilómetros de alcantarillas sin destino.
El actual gobierno de la ciudad es consciente de la posibilidad de una  "revolución" desde abajo, y el problema de seguridad del Metro siempre se mantiene anotado en la agenda de las reuniones del gobierno. Sin embargo, las medidas de seguridad requieren grandes inversiones y un personal especializado. Son conscientes de que en la maraña de túneles del subsuelo pueden ser capaces de acceder al interior del Kremlin burlando todas las medidas de seguridad incluso acceder a muchos edificios oficiales. Estos datos, el propio gobierno lo reconoce, y toda precaución es poca, basta recordar algunos atentados que ocurrieron en el Metro de Moscú y muchos incidentes no documentados pero conocidos por la sociedad moscovita. 
Realmente no se dispone de un plano fiable de los túneles y accesos subterráneos de Moscú, tan sólo son conocidos los del servicio público, es decir las líneas de Metro en uso y poco más, el resto es un enigma que muy pocos lo conocen junto a la multitud de personas que se ocultan en ellos y no todas ellas conocen los secretos. 
Supuesto túnel del gobierno, observar el blindaje.

Durante el gobierno de Stalin se cree que puede haber evidencia de ejecuciones  en algunos pasajes debajo de la ciudad. Bajo Solyanka Street, por ejemplo, hay una gran red de túneles inaccesible que puede ocultar una fosa común, pero, ¿Quién asumiría la responsabilidad de descubrirlo o hacerlo público?  Incluso en la Rusia post soviética, tal hallazgo se convertiría en una cuestión política. Debajo de la ciudad se sabe que son pasadizos, cámaras de tortura de la era soviética, y alrededor de 150 cauces de ríos subterráneos revestidos con ladrillos y piedra blanca. 
Las líneas marca el posible recorrido oculto.
Otros de los secretos soviéticos que se encuentran debajo de Moscú, incluyendo un segundo anillo de líneas de metro construidos por Stalin en las afueras de la ciudad, pero nunca fue utilizado por el público. Los moscovitas especulan que el anillo fue utilizado por los militares para el transporte de armas en la capital, nos referimos al desconocido Metro-2 es un supuesto sistema de metro subterráneo, se especula que funcionaba en paralelo al sistema convencional de metro de la ciudad. La línea fue construida durante la época de Stalin bajo el código D-6 contando con la protección de los servicios secretos. Las autoridades, así como los trabajadores del Metro de Moscú, ni desmienten ni confirman la existencia de este sistema subterráneo alternativo. 
Durante muchos años, en toda la Unión Soviética se extendió el rumor de que el máximo dirigente comunista, Josef Stalin, había mandado construir una red de túneles subterráneos que conectasen todos los centros de poder de la capital moscovita, en previsión de un hipotético ataque nuclear, y que serviría para evacuar a los principales líderes soviéticos. En principio, esta línea alternativa y secreta de túneles conectaría el Kremlin con los cuarteles de la KGB, el aeropuerto y la mismísima residencia de Stalin, la Dacha. Incluso hay quién habla de la posibilidad de que los túneles incluyan una base militar subterránea con capacidad para albergar a varios miles de personas, aunque ésta última afirmación parece más propia de una leyenda urbana, la vemos como poco probable.
Nivel subterráneo 18.
También se comenta  que el llamado 'segundo metro' es un serio proyecto  secreto gubernamental que se guarda como oro en paño. Descubrirlo no es posible, ni tampoco lo  aconsejamos, ya que penetrar en este territorio vetado podría llamar a tomar medidas muy serias con quién viole las normas. Unas normas muy duras y severas. Estas medidas adoptadas nos hacen pensar  que existe y está en uso esa enigmática línea. 
Pensamos que en su apogeo, la Unión Soviética tenía ciertamente la capacidad industrial para la construcción de una línea de metro en Moscú a la sombra, en clandestinidad y un sistema de inteligencia capaz de mantenerla oculto. Si realmente lo hizo o no, es otra historia.
Pero hay un premio mayor bajo esos niveles en la cuál es factible encontrarla o localizarla a través de los túneles más antiguos que pueden accederse desde las oquedades más profundas, olvidadas por las obras del metro de Moscú: la biblioteca medieval perdida del zar Iván el Terrible.
¿Dónde ocultó el botín Iván el Terrible?
En 1472, Iván III se casó con la princesa Sofía Paleolog, sobrina del último emperador bizantino. La novia entregó una gran dote de libros, manuscritos, objetos de valor procedentes de Bizancio, se estima que  la biblioteca pudo contener unos 800 manuscritos en griego, hebreo, latín y árabe junto a objetos muy valiosos. Una cámara secreta fue construida exclusivamente para la biblioteca en las profundidades del Kremlin para preservar sus tesoros de los robos, saqueos incluso de la firme amenaza del fuego puesto que muchas construcciones, en aquel tiempo, eran de madera. Su ubicación se perdió en algún momento del año 1500. Hoy en día, la ubicación de la biblioteca está cubierta por un velo de misterio y leyenda. 
 El Zar Iván el Terrible, durante su mandato (1547-1584), construyó una cámara de tortura a gran profundidad. La leyenda dice que él ejecutó a todos los que trabajaron en su construcción de dicha cámara, para evitar que alguien cuente la ubicación exacta, el rumor fue que conocía la deseada biblioteca y ocultó allí todo el material junto al botín de la toma de Kazán. No sólo construyó esa cámara, sino también procedió a elaborar un nuevo túnel para facilitar una huida o necesidad secreta desde el Kremlin hasta Zemlyanoy (una zona fuera de las murallas del Kremlin), y para conservar el secreto del pasadizo, mandó emparedar a los obreros en cámaras subterráneas, puesto que no podía ejecutarlos en público. Parece que hizo honor a su apodo. 
¿Que secretos encierran los suelos del Kremlin?
A principios de 1700, Catalina la Grande, canalizó el río Neglinaya en una red subterránea de ladrillo revestidas junto a otros canales, como parte del proceso de expansión de Moscú. Cuando los bolcheviques llegaron al poder, ya existía una red subterránea avanzada bajo Moscú.  Esta obra dificultó la ardua tarea de localizar el tesoro de Iván el terrible. Hoy en día, un corte transversal del centro de Moscú podría tener hasta 15 niveles, sumiendo a una profundidad de 700 metros. Napoleón, un rey polaco, Sigizmund, y miles de personas menos conocidas han tratado de buscar y  localizar  la biblioteca sin tener ningún resultado por ahora, algunos estudios realizados la dan por perdida a causa de algún incendio, ciertamente, todavía se barajan múltiples hipótesis. Durante la construcción de la primera línea del metro se encontraron unas galerías muy antiguas además unas escaleras de caracol, se especuló que eran el acceso a dicha biblioteca, pero por motivos desconocidos la investigación fue interrumpida. ¿Lograron realmente la autoridades del Ejército Rojo encontrar la cámara secreta de Iván el Terrible? ¿O fueron otros hallazgos que nunca quieren revelar y los mantienen en secreto incluso en nuestros días?
Caminos interminables bajo la ciudad.
Un académico ruso escribió que los manuscritos antiguos podían estar ubicados en algún lugar en el segundo o tercer nivel por debajo del Kremlin. Estos niveles, a fecha de hoy, han sido muy poco investigados puesto que las autoridades no concedían muchas autorizaciones. El último intento para encontrar la biblioteca fue hecha por Nikita Khrushchev, quien estableció un comité de selección especial encabezada por un hombre llamado Tikhomirov. Cuando Brezhnev llegó al poder el comité fue disuelto. 
Parece que un nuevo comité ha comenzado a trabajar en busca de la legendaria biblioteca. El equipo de la comisión incluye a científicos, historiadores y arqueólogos, pero el comité también ha reclutado a videntes y psíquicos a participar. Los videntes afirman que pueden detectar el oro, la plata y otros metales usando poderes bioenergéticos, y los psíquicos están a su disposición para garantizar la seguridad de los investigadores mediante la lucha contra las "fuerzas oscuras" que puede ser que custodiaban el tesoro escondido, esto es debido a una supuesta leyenda, pero tomaron sus precauciones, cuenta dicha leyenda los que osaron buscar la biblioteca, han sido propensos a accidentes, enfermedades o la muerte.
Pero recorriendo los oscuros y olvidados túneles del metro de Moscú podemos toparnos con no pocos fenómenos paranormales junto a supuestas apariciones fantasmales de personas fallecidas tanto en accidentes, como asesinadas, además de haberse quitado la vida. Por dicho motivo muchos viajeros acuden al Metro con iconos ortodoxos para protegerse de alguna entidad negativa, pese  a llevar estas estampas o amuletos,  sólo aquellos que han consagrado la cruz en el pecho, se siente más o menos seguro.
La inacabada y fantasmal estación de Bolokolánskaya.
Hay muchas leyendas sobre la estación fantasma de Bolokolámskaya. La estación estaba prevista para los residentes de un complejo de viviendas masivo, pero no se llegó a construir por la desmesurada inversión que suponían las obras. La estación carece de salidas al exterior y el revestimiento exterior apenas lo componen algunas bombillas que iluminan el andén vacío y dos filas de columnas de apoyo.   
Tareas en las profundidades.
La versión que circula sobre esas supuestas manifestaciones paranormales fue durante los trabajos de construcción, los trabajadores y transeúntes tropezaban continuamente presencias fantasmales observando en muchas ocasiones como atravesaban las paredes, por ello esta olvidada estación se consideró  por la voz popular un lugar maldito. Muchos investigadores tanto paranormales como especialistas del estudio del subsuelo,  aseguran que en las capas profundas de la tierra se concentra  mucha energía negativa por la ausencia de luz solar.  Conviene recordar que junto al metro de San Petersburgo es el más profundo del mundo. Asimismo afirman que no solo las personas proyectan sus cargas negativas en el subsuelo, sino que a su vez, el subsuelo influye en las personas. Muchos pasajeros sienten a menudo una incomprensible incomodidad .Los mismos especialistas en bioenergía  afirman que hay personas que pueden sentir una inquietud incomprensible con más facilidad en el metro. Los propios maquinistas aseguraron a algunos medios que sienten que algo les vigila, que cuando atraviesan ciertos puntos notan que se les eriza el vello, sienten presión en muchas partes del cuerpo, especialmente en la columna vertebral. No debemos olvidemos que el metro se construyó sin poner atención, ni respetar a lo que había anteriormente en aquellos lugares, como edificios antiguos, casas particulares, entre otras cosas, cementerios. 
¿Dónde llega la línea ferroviaría?
Durante la construcción del metro de Moscú no se respetaron los camposantos, así como algunos cementerios judíos, como también muchas fosas comunes de los soldados caídos en la primera guerra mundial. Muchas líneas pasan a través de estos espacios. 
No podemos olvidarnos de los obreros. Un gran número de trabajadores murieron durante la construcción del metro. Historias de personas que cayeron en desgracia, a causa de la mala  ventilación de las galerías subterráneas, víctimas de las minas explosivas, enfermedades, agotamiento, frío... A menudo, debido a las estructuras inestables, provocaron graves derrumbamientos, quedando enterrados  un gran número de personas que trabajan allí. La mayoría de los cadáveres tuvieron un triste abandono en lo más profundo de la tierra. 
También existe un extraño interrogante de por qué el metro de Moscú  llama al suicidio. No solo personas desequilibradas lo eligen como medio para acabar con su vida, sino también personas en perfecto estado de salud mental, las mismas fuerzas negativas arrastran y provocan el deseo de acabar con su vida o sus problemas. 
Oscuros túneles dónde podemos desorientarnos.
   En las estaciones de Krásnie Vorota y Púshkinskaya es donde más se han detectado y localizado los actos de suicidio lanzándose  a las vías. Quizá la visión de la  interminable longitud  de aquellos  túneles atrajera de una forma misteriosa el irresistible deseo de quitarse la vida.
Entre otros fenómenos curiosos hay una fecha que está marcada en muchos documentos y da inicio a una leyenda, el 14 de mayo de 1954 la gran línea circular del metro de Moscú  se convirtió en una línea cerrada. Desde entonces, nació una leyenda urbana de un tren fantasma, cuenta que una vez al mes dicha línea la controla un misterioso maquinista vestido con un antiguo uniforme soviético, dicen que el propio tren y su maquinista despiertan un inefable miedo y hay rumores de que si aparece ante nuestros ojos  y osamos subir a ese tren fantasma, nadie nos vuelve a ver.
Durante toda la obra encontraron diferentes fósiles.
Quizá uno de los hallazgos más interesantes del subsuelo del metro es una “piedra misteriosa”. En enero de 1985, durante las obras de  la línea Serpujovskaya-Timiriázhevskaya, unos obreros que se encontraban a 25 metros de profundidad, cuando de repente se encontraron con un objeto extraño de forma redondeada. Era una piedra inusual por su composición, textura y aspecto. 
Se cuenta que intentaron moverla del sitio pero no hubo manera, parecía que estaba atada a una fuerza especial de gravedad.  Entonces decidieron partirla en trozos. Pero de nuevo, el intento resultó imposible, cualquiera que fuese el instrumento que emplearan.
Se consideró que podía ser un meteorito que había caído en la tierra en tiempos prehistóricos; otros pensaron que era una bala de cañón del siglo XVIII. Pero otros investigadores arqueológicos  afirmaron que el misterioso objeto, en efecto, era una piedra considerada como mágica del tiempo del paganismo y que poseía ciertos poderes para aquellos antepasados. La respuesta definitiva nunca la conoceremos, desapareció inesperadamente, sin saber cómo y que métodos emplearon para ello. ¿Qué fue realmente de aquella piedra? ¿Qué era o que significado oculto tenía aquella roca?
No todo se puede ocultar, un curioso hallazgo bajo tierra fue la extraña arcilla azul que se encontró a una profundidad de 60 metros. Parece ser que esta arcilla tenía propiedades curativas y empezó a ser utilizada entre los trabajadores del metro gozando de gran popularidad y estos a su vez se la proporcionaron a sus familiares y amigos.
Imagen de 1936. Metro de Moscú.

La utilizaban para rejuvenecimiento de la piel, enfermedades óseas y vasculares. Hasta cuentan que tenía efectos milagrosos contra el cáncer. De su paradero,  el lugar dónde se localiza esta arcilla es un misterio. Tan sólo corre la voz como si de un producto de mercado negro se tratara.
No se acaban aquí las historias raras, pues a menudo durante la construcción del metro los obreros se tropezaban con restos humanos, ignorando su origen o a quién pertenecía. Pero durante la construcción de la estación Borovítskaya en 1986, en el centro de Moscú, las condiciones de trabajo fueron complicadas, existían serios retrasos y los plazos de conclusión de las obras apremiaban, cuando de repente apareció un inesperado hallazgo.
Vista de una fría y siniestra galería.
A una profundidad de unos cinco o seis metros se encontró una casita enterrada, con el tejado rojo, de grueso ladrillo y cuyas ventanas y paredes permanecían intactas.  Las obras inmediatamente se pararon y acudió  al lugar toda una comisión de científicos, constructores, arquitectos, para valorar el descubrimiento y sacar conclusiones. 
Había que decidir inmediatamente cómo actuar ante tan inusitado hallazgo, la obra no podía demorarse más, los arqueólogos aclararon que el misterioso edificio seguramente fue víctima de un cataclismo natural y que al parecer a mediados del siglo XIX, los cimientos de la casa se asentaron y abismaron el edificio hacia las profundidades.
Pero lo más extraño y curioso es que la casa permanecía casi en un intachable estado. Dentro del edificio se encontraron muebles y utensilios caseros en perfectas condiciones, nada parecía haberse movido. Todo parecía listo para usarse. Precisamente estas circunstancias dieron lugar a la leyenda de que en la estación de Borovítskaya  habitaban fuerzas malignas.
Las personas que trabajaron cerca del extraño hallazgo del subsuelo, comenzaron a experimentar un cierto malestar, dolores de cabeza y mareos. Se tuvo que desmontar aquella misteriosa casa y sus pedazos se sacaron de la ciudad.
Otra peculiaridad de este metropolitano es que en él viven una media de 500 perros. Aquí se calientan en invierno, se orientan estupendamente en el esquema de líneas y transbordos, a algunos se los puede ver en los andenes, otros van en los vagones y si el perro va dormido en los asientos, nadie le despierta ni le molesta, los consideran como un presagio de buena fortuna. 
Siguiendo el tema canino, hay unas esculturas en el metro de Moscú, que llevan una carga positiva. En la estación "Plaza de la Revolución", las famosas esculturas de bronce, "El guardia de frontera con un perro." Los estudiantes universitarios creen  que basta con frotar la nariz del perro para aprobar los exámenes. El poder de la fe en el perro, que trae la buena suerte, se extendió a todos los ciudadanos. Hoy el hocico del perro brilla a causa de los miles y miles de manos que han tocado la figura, puliendo tanto,  que parece que su hocico de bronce oscuro se ha convertido en color oro.
El perro de la suerte, hay que tocarle el hocico.

 Se me olvidaba comentar una curiosidad, se dice que Josef Stalin era bastante místico, pese a luchar contra las religiones, le gustaba los temas ocultos, y a escondidas realizaba algunas prácticas espirituales, muchas de ellas bajo el suelo de Moscú, en salas inaccesibles, tan aficionado a estos temas que decidió que la obra tuviera doce estaciones, como los signos zodiacales y su estructura se basara en el zodíaco.
¿Te atreverías a subir al vagón del metro de Moscú y recorrer las rutas prohibidas, en busca de fuertes experiencias, buscar leyendas, búsquedas de secretos? Si es así, vamos a sacar el ticket y bajamos dónde nadie suele bajar, pero… ¿Crees que regresaremos? Tú decides.


Mayka Pinto y Ángel Beitia
AB&MP INVESTIGACIONES



Este reportaje se ha publicado en la revista digital Angulo 13, desde aquí queremos agradecer a Juanca Romero por su amabilidad y buen hacer. Os dejamos el enlace para que podáis ver el resto de otros artículos muy interesantes de diferentes colaboradores e investigadores. A todos ellos, muchas gracias.
http://www.angulo13.com/