LA IDENTIDAD DE JACK EL DESTRIPADOR ¿CERCA DEL PUNTO FINAL?


El último crimen de Jack el Destripador, un personaje que todavía tiene en jaque a los investigadores desde 1888, supuso el inicio de una carrera para lograr dar con la verdadera identidad del responsable que aterrorizó las calles del barrio londinense de Whitechappel. Un asesino en serie que acabó, al menos, con cinco mujeres mediante un método sanguinario y horrible: eviscerando a sus víctimas. Mary Jane Kelly fué su última víctima, ensañándose con ella con una brutalidad inhumana.

Y ahora, tras el fiasco de un investigador que trató de vendernos una exclusiva con ADN por medio, Russel Edwards, que afirmaba tener el chal de Catheryne Eddowes, una de las víctimas, surge una nueva noticia en el diario británico "Daily Telegrahp".
Una teoría ideada por el doctor Weston Wynne-Davies podría dar respuesta a las dos incógnitas anteriores, donde este británico ha señalado que Jack el Destripador era realmente un periodista llamado Francis Spurzheim Craig que solo pretendía asesinar a Mary Jane Kelly (su esposa) y utilizó el resto de muertes para enmascarar su venganza. Está tan seguro de su teoría, que ha logrado un permiso judicial del ministerio de justicia del Reino Unido para exhumar los restos de Mary Jane Kelly y realizar un análisis del ADN. ¿Por qué Mary Jane?


El Dr.Wynne-Davies afirma ser el sobrino nieto de la prostituta asesinada, algo que quiere confirmar mediante un análisis comparativo de su ADN y el de los restos deMary Jane Kelly. Para ello, ya ha obtenido un permiso específico del Ministerio de Justicia británico. De llevarse a cabo esta exhumación, esta sería la primera vez que se desentierren los huesos de una de las mujeres asesinadas por Jack el Destripador.
Siguiendo con la teoría del Dr.Wynne-Davies, piensa que el periodista mencionado, Francis Spurzheim Craig, quiso vengarse de Mary Jane Kelly cuando supo que ésta había vuelto a ejercer prostitución en las calles del barrio de Whitechappel poco antes de que ambos contrajeran matrimonio en 1885. Al parecer, consideró esto como un ultraje a su honor y decidió acabar con su vida de la forma más horrible posible.
Sin embargo, para no levantar sospechas, preparó todo con cierto esmero para no despertar sospechas hacia su persona, asesinó en primer lugar a cuatro de sus compañeras de profesión. Así habría logrado, en principio, que la policía metropolitana no sospechara de él. A su vez, este investigador afirma que Jack el Destripador también fue el mismo periodista que filtraba la historia a la prensa para, así, como muchos detalles exclusivos.

Pero no vamos a ceñirnos si es real toda esta teoría, entre tantas que tenemos, algunas fantasiosas. Para ello AB&MP INVESTIGACIONES decide consultar, una vez más, al mejor experto sobre este caso, Gabriel Pombo, cuyas opiniones son muy respetadas en el campo del estudio del caso Jack el Destripador.
Una entrevista realizada por Ángel Beitia para los seguidores de este blog, y por ende, el mito de Jack el Destripador, yo he esperado varios días para seguir la corriente de opiniones vertidas sobre esta noticia, pero ninguna me ha convencido, tal como conozco el caso y sus recónditos secretos, no he dudado en ponerme con una persona que respeto su labor sobre este caso, con ideas que compartimos, y entendemos el caso con la sinceridad más plausible.

- Gabriel, ¿Que fue lo primero que pasó por tu cabeza al enterarte de esta noticia en los medios?

- Curiosidad y expectativa, al igual que calculo habrán experimentado todos los entusiastas de este célebre caso policial. Y, además, sentí el deseo de irme enterando de los máximos detalles posibles; lo cual aquí se verificó primero al ver los comentarios que en torno a esta primicia salieron en la prensa y, finalmente, al leer el texto de la obra en formato digital.

- Antes de lanzarnos a la entrevista y dado que nuestr@s lectores están un poco desorientados, ¿quien es el dr. Wynne Weston-Davies?

- Es un médico británico jubilado. Un hombre mayor y, en apariencia, intelectualmente sólido. No se trata de un escritor profesional. Estaríamos ante un investigador ocasional del caso Ripper, de acuerdo a sus propias palabras. Se habría sumergido en el arcano del mayor asunto criminal victoriano por pura casualidad.
Dr. Wynne Weston-Davies
Conforme explica en su ensayo, unos diez años atrás acudió a los Archivos Municipales de Kew en busca de documentación en pos de ir reconstruyendo su árbol genealógico.
En esa institución se tropezó con un problema al identificar a su tía abuela paterna, a la cual él conocía bajo el nombre de Elizabeth Weston Davies. Los documentos registrales de su estado civil arrojaron que el segundo apellido de dicha señora no era Davies sino Jones. pues antes de casarse declaró ser de estado civil viuda.

- ¿Conoce o ha estudiado la posibilidad que afirma el Dr. Wynne Weston-Davies que el periodista de aquella época, Francis Spurzheim, fuera la identidad definitiva de Jack "the ripper"?

- Francis Spurzheim Craig fue un periodista que ofició de reportero para periódicos ingleses de mediana talla, y en algún momento llegó a ocupar el cargo de Director de alguno de ellos. Comenzó en esta actividad bastante joven tras volver de una breve estadía en los Estados Unidos entre los años 1874 y 1876. Este último dato posee cierto valor para la teoría del doctor Weston Davies, porque el ensayista sugiere que las cartas atribuidas al asesino fueron creación de ese hombre. Como en el texto de esas misivas lucían americanismos, especula que ellos se debieron a que a Spurzheim Craig se le pegó el gracejo yanquí e, inadvertidamente, dejó así señas que lo delataban.
Pero contestando concretamente tu pregunta, te diré que el citado personaje deviene es un completo desconocido en la historia oficial ripperiana. Nunca nadie antes lo había candidateado para asumir la identidad de Jack, y ni siquiera se sabe que le cupiera intervención alguna, ni aún la más nimia, en las alternativas de este caso criminal.
Sólo contamos con las afirmaciones del autor, quien asegura que ese sujeto participó cubriendo las noticias provenientes de aquellos asesinatos. En la obra no se allegan pruebas al efecto; sólo especulaciones.
Véase, como ejemplo, que de una viñeta que ilustra la audiencia judicial por el crimen de Annie Chapman el autor infiere que uno de los periodistas que en ella aparecen es su sospechoso.
La base de su aserto radica en que el rostro allí dibujado sería semejante al del padre de Craig, de quien sí se poseen fotografías. Es decir, demasiada especulación para mi gusto.

- Las teorias que se aferra ese doctor, es que ese periodista era el esposo de una de la mujeres asesinadas, Mary Jane Kelly. ¿Esto es cierto? ¿Estaba casada Mary Jane?

- El doctor Weston Davies ofrece pruebas gráficas de los registros de estado civil de una señora de nombre Elizabeth Weston Jones donde figura que se casó en la Nochebuena de 1884 con un señor llamado Francis Spurzheim Craig. Ella contaba con veintiún años por entonces y él con cuarenta y siete. También consta que el flamante marido pidió el divocio muy rápido. Adujo que el 19 de mayo del siguiente año de 1888 fue objeto de adulterio por cuenta de la chica. Suministró pormenores tales como el número de puerta de la casa de citas en la cual ese dia la vieron entrar en compañía de un muchacho. A más abundamiento, el adulterio se produjo a escasas cuadras del hogar conyugal.
Esto es todo cuanto documentalmente nos aporta el teórico.
A partir de allí, suposición tras suposición, plantea que la joven se convirtió en meretriz y terminó trasladándose al paupérrimo East End bajo un alias: Mary Jane Kelly. Cree que Spurzheim Craig entabló el divorcio por orgullo, para no quedar en ridículo frente a su familia y amistades, pero que secretamente seguía enamorado de la chica, y que tanto la acosó que ésta pasó, ya desembozadamente, a prostituirse.


Mary Jane Kelly
Otorgando un cariz romántico a su versión, el escritor sugiere que el amor se trocó en odio y en afán de venganza al no lograr el hombre su presunto propósito reconciliatorio, y ser cruelmente desdeñado.
Saliendo de la hipótesis y pasando a los hechos conocidos, la Mary Jane Kelly oficial (no la señora Elizabeth Weston) sólo se casó en Irlanda cuadno era una adolescente. Su joven marido murió tras la explosión de la mina de carbón en donde laboraba, y la demora en cobrar el seguro por parte de la viuda la sumergió en la miseria y la empujó a la prostutución tempranamente, años antes de emigrar a Ingaterra.


- El análisis forense de los cadáveres arrojaba que fueron asesinadas por manos expertas, ¿algo no cuadra para atribuirlo a un periodista?

- En realidad deviene muy dudoso que el matador ostentase la sapiencia de un cirujano. Si atendemos a las opiniones de los principales forenses intervinientes, sólo el doctor Frederick Gordon Brown, que practicó la autopsia de Catherine Eddowes, dio a entender que un médico podía haber provocado aquellas mutilaciones. Así lo creyó por la velocidad con que operó en esa emergencia el criminal al ejercitar la disección (en cinco minutos y a oscuras) y sobre todo, por la limpia extracción del riñón de aquella víctima, en tanto ese órgano es de difícil localización al estar recubierto por una membrana. Los demás forenses vacilaron más. Destaca entre los escépticos el doctor Thomas Bond, quien ponderó que el culpable no exhibió siquiera la destreza técnica de un matarife.
Por consiguiente, la especie de que el asesino fue un experto médico pertenece más al ámbito de las leyendas urbanas que al de los hechos corroborados.
Por lo mismo, un periodista bien pudo haber sido el causante de las heridas. Pero también pudo serlo un carnicero, un marino, un tapicero, un abogado, un pintor o cualquier otra persona.
Bastaba con que el perpetrador supiera empuñar un cuchillo y gozara de cierta fortaleza.

- Pese a ello, la prensa parece que recibía más información que la propia policia londinense sobre la autoría de las muertes de aquellas mujeres. ¿Estamos hablando de un topo en la prensa? ¿Existe posibilidad de que sea ese periodista mencionado el verdadero responsable de aquellas terribles muertes?

- En el texto presentado por el doctor Weston Davies no surgen pruebas que avalen tal posibilidad. No obstante, no podría excluirse al periodista Spurzheim Craig, quien al menos estaba vivo por entonces y residía en Inglaterra; al igual que lo hacían centenares, si no millones, de habitantes.

- El periodista Francis Spurzheim, aseguran que vivía casi junto del primer escenario del crimen, en Mile End Road. Cuya primea víctima fue Mary Ann Nichols.¿curioso que elimine antes a otras que a su propia esposa? ¿celos, amor no correspondido, rabia por infidelidad....?

- El ensayista señala que ese reportero moraba en el número 306 de Mile End Road, Whitechapel, por el año 1888 y que cubrió los truculentos sucesos de aquel infausto otoño. A diferencia de las actas de matrimonio y de divorcio de esa persona y de la señora Elizabeth Weston cuyos ejemplares reproduce, no ofrece prueba documental de tal residencia. Sólo sostiene que su sospechoso vivió allí. Es raro que ni siquiera acompañe una copia de un artículo periodistico referido a los crímenes redactado por el supuesto culpable. Tal vez el periodista sí haya cubierto tales noticias igualmente. Pero si así hubiese sido tal extremo, por cierto, no alcanzaría para incriminarlo.
En cuanto a que para burlar a la policía asesinó a cuatro meretrices a fin de hacer creer que un homicida serial también ultimó a Mary Kelly (su presunta ex esposa, que sería su verdadero objetivo) para que así no se recelase que se trataba del crimen pasional de un ex marido despechado; creo que no hace falta ser un estudioso de este asunto criminal para concluir que tal pretensión no goza del menor asidero.

- Por cierto, el Dr. Weston parece que tiene buenos contactos con el ministerio de justicia británico. ¿No cree que el permiso es algo exagerado para concederle el análisis de ADN a una víctima de Jack el destripador?

- Bienvenido sea que la justicia inglesa autorice la exhumación de esos restos. Aún si los análisis de ADN acreditasen que los mismos pertenecen a una ascendiente del doctor Weston Davies, ello no probaría su ariesgada teoría, pero al menos haría que la mirásemos con más respeto.
¿Que dirá el análisis del ADN?
Lástima que ya circula en versión digital, y tal vez también en papel (y su autor viene percibiendo los correspondientes ingresos monetarios), el texto divulgando esta presunta solución al enigma victoriano. La exhumación y el estudio postulados se debieron hacer ANTES y no después de salir a la luz pública la hipótesis.



- Ambos sabemos que la prensa británica tiende a ser demasiado sensacionalista, incluso saben manejar los tiempos previos a un acontecimiento, en este caso el Dr. Weston Wynne-Davies va a publicar un libro en unos meses. ¿Estamos ante una cortina de humo con esta noticia para generar ventas?

- Si nos atenemos a la información que se suministra en internet, el libro en papel estaría a la venta en Inglaterra. Pero, aunque así no fuera, al circular ya la versión digital antes de realizarse el mentado análisis de aquellos restos, ello ya le quitó seriedad a la proposición. De todos modos, sería interesante que tales estudios forenses efectivamente se lleven a cabo, y no que dentro de unos días todo quede en la nada.

- Este asunto me recuerda mucho a otro caso parecido, con análisis de ADN por medio, cuando Russell Edwards aseguraba tener un chal de Catheryne Eddowes. ¿Estamos con la misma noticia?

- El señor Russel Edwards con su acusación contra Aaron Kosminski y con todo el circo mediático que generó, incluidos análisis de ADN que verdaderos expertos en la materia desestimaron, quedó en evidencia como un falsario y un impostor. No puede decirse lo mismo del doctor Weston Davies que tal vez actúe de buena fe, pese a las muchas grietas e inconsistencias que denota su teoría, y al exceso de imaginación que la condimenta. Sólo el tiempo lo dirá. Pero, una cosa sí es segura, no ha proporcionado la menor prueba eficaz de que el periodista por él sindicado fuese Jack el Destripador.

- Pese a tantas noticias como esta, seguiremos con esa cortina de misterio que cubre al personaje de Jack el destripador. ¿Hay algún avance que los seguidores de este caso no sepamos?

- Como ya te manifesté en otra oportunidad, no es tan mala cosa que cada tanto aparezcan hipótesis de este tenor, y que originen el consiguiente revuelo. Sirven a fin de nutrir el halo de misterio que rodea a este asunto paradigmático de la criminología y evita que vaya cayendo en el olvido. Aquellos que publicamos obras de no ficción sobre Jack the Ripper no logramos captar la atención y el interés masivo de la gente. El público quiere ilusión y fantasía, no objetividad.
Siendo así la realidad, teorías como las del ADN de Russell Edwards y, ahora, la del doctor Weston Davies, pregonando que se exhumará el cadaver de Mary Kelly, satisfacen esos tan humanos deseos.

- ¿Hay descendientes directos de los protagonistas? me refiero en especial de las mujeres que fueron víctimas.

- Si consideramos las denominadas cinco "víctimas canónicas", al presente los sabuesos en el tema Ripper han ubicado a descendientes de casi todas estas desventuradas féminas. Recordemos, por caso, que una tataranieta de Kate Eddowes se prestó a practicarse exámenes de ADN y se fotografió junto al señor Russell Edwards con motivo de la promoción de su libro.
Sin embargo hay una excepción, y esta precisamente atañe a Mary Jane Kelly.
De dicha occisa no se disponen noticias sobre su descendencia. La razón que justifica tal ausencia de datos a su respecto está dada porque procedía de una familia muy pobre de Irlanda, en años de fuerte inmigración. No tenía parientes en Gran Bretaña, que fue donde se centralizó la búsqueda. Por ello, resulta más fácil -discúlpame la suspicacia- "encontrar" ahora parientes de esta mujer. Esto permite tejer conjeturas en torno a su vida, incluyendo proposiciones tales como que tuvo un fugaz matrimonio, y que su despechado cónyuge fue Jack el Destripador.

- Te añado un nombre fuera de este asunto, Frederick Abberline, el policía que posteriormente llegó a ser inspector jefe de la Policía Metropolitana de Londres, estuvo a cargo de la investigación de los asesinatos de Jack el Destripador, como parece que no llegó a una conclusión definitiva, se llegó a pensar que era el verdadero responsable de los crímenes de Whitechappel. ¿Nos puedes dar tu opinión?

- La nominación de Frederick George Abberline al cargo de haber sido el criminal que él persiguió, debe descartarse.
Dos libros donde se empleó la grafología (el de la doctora Mónica Laura Arra, en 2010, y el del perito José Luís Abad y Benítez en 2011) concluyeron en que presuntas misivas del Destripador y la caligrafía de ese notorio policía concordaban. Empero, todas las cartas adjudicadas al asesino están en serio entredicho. Baste resaltar que sólo la misiva con el encabezado "From Hell" reviste algún viso de posibildiad de provenir del auténtico responsable. Y no es necesario ser un experto calígrafo para advertir que la grafía de esa letra nada tiene que ver con las restantes. En consecuencia, la candidatura del inspector carece de base científica, además de rechinar al sentido común.




La última obra de Gabriel Pombo


Como podemos observar, el misterio seguirá envuelto entre las brumas densas que cubren la ciudad de Londres, todavía a la espera que salga la noticia definitiva sobre la identidad de este asesino en serie, no siquiera el mítico Scotland Yard pudo cerrar el caso, y ahora con la tecnología tan avanzada que disponemos, seguimos caminando sobre una vía muerta...

Para saber más sobre esta noticia puedes escuchar la entrevista realizada a Gabriel Pombo en una prestigiosa radio de Colombia, o si lo prefieres, os invito a visitar su blog personal, donde encontraréis muchos aportes, indagaciones, sus publicaciones, espero que sea de vuestro interés. Haz clic sobre lo que más te interese.

ENTREVISTA A GABRIEL POMBO DESDE COLOMBIA

BLOG PERSONAL GABRIEL POMBO

JACK EL DESTRIPADOR EN AB&MP INVESTIGACIONES

ENTREVISTA EN TEMPUS FUGIT (Radio Huércal)





AB&MP INVESTIGACIONES COLABORA EN:



Nuestro más sincero agradecimiento a Gabriel A. Pombo, por ceder parte de su valioso tiempo en colaborar con nosotros. ¡Gracias Gabriel!



AB&MP INVESTIGACIONES ©2015.
PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN SIN PERMISO DE AB&MP INVESTIGACIONES